dimarts, 2 de desembre de 2008

EN ARAS DEL PUEBLO. Preguntas y respuestas sobre la política social de la RDA - 4. IGUALDAD SOCIAL

1. ¿Hay gente en la miseria que vive por debajo del mínimo existencial?


2. ¿Qué desniveles acusa el nivel de vida de obreros, agricultores, intelectuales y artesanos?


1. ¿Hay gente en la miseria que vive por debajo del mínimo existencial?


En la RDA no hay gente desamparada, nadie pasa frío, hambre y otro género de privaciones. Los ingresos mínimos que prescribe la ley y las pensiones mínimas (para todos los ex trabajadores), igual que la pensión social (para quienes jamás estuvieron vinculados laboralmente) permiten a todo el mundo comer hasta saciarse, vestirse decentemente y pagar el alquiler, la calefacción, el fluido eléctrico y el gas. Esos ingresos permiten asimismo hacer modestas adquisiciones. En caso de enfermedad prolongada, nadie tiene que pasar angustias, pues todo trabajador recibe un subsidio de enfermedad que basta para su manutención y para la de su familia. El y su familia reciben gratis todos los tratamientos médicos y los fármacos requeridos.


2. ¿Qué desniveles acusa el nivel de vida de obreros, agricultores, intelectuales y artesanos?


Las diferencias no son chocantes en modo alguno, pues no se ve al banquero por un lado y al empleado por el otro, no se ve al dueño de una corporación y al simple trabajador. El nivel de vida de cada cual depende en lo sustancial de sus propios ingresos, y en ese punto sí que hay diferencias, ya que el socialismo no es una sociedad igualitarista. La retribución funciona según el conocido principio de «De cada cual, según su capacidad, a cada cual, según su trabajo».


Un campesino cooperativista (en la RDA lo son casi todos los campesinos) gana más o menos lo mismo que un obrero industrial calificado, pero gracias a su parcela propia y a sus animales de corral gasta menos en alimentación que un trabajador urbano.


Casa de cura en Gottleuba.


Los ingresos de un maestro artesano dueño de su propio negocio (por ejemplo, una carnicería atendida por dos ayudantes y por la familia) son relativamente altos, igualando por lo menos lo que gana el jefe de una empresa industrial mediana. Los maestros artesanos que trabajan solos, como los zapateros o sastres, ganan lo mismo que un obrero altamente especializado.


Los hombres de ciencia, los artistas o escritores obtienen ingresos muy diversos según su capacitación, talento, rendimiento y renombre. Hay artistas jóvenes que muchas veces ganan menos que un obrero. Sin embargo, ahí están las asociaciones de artistas que les facilitan estipendios estatales para que no pasen necesidades. Los que ganan muy bien son los cantantes de éxito, los actores más solicitados y los escritores de mayor fama.


La generalidad de la gente invierte buenas sumas en el mobiliario hogareño. Tampoco escatiman dinero en comida y bebida, es cosa corriente un viaje anual de vacaciones. Los jóvenes se gastan la mayor parte del dinero en ropa de moda. Son cada vez más las familias dueñas de un auto y de una casa de campo.


Son mayores los desniveles entre dichos grupos y en el seno de cada grupo en términos culturales, pues en ese aspecto es aún muy disparejo el desarrollo de las necesidades y las aspiraciones. En general hay mucha afición a la música y al teatro, mucha afición a la lectura y un marcado interés por la vida cultural, aunque muchos se limitan a disfrutarla por televisión.