dilluns, 8 de desembre de 2008

EN ARAS DEL PUEBLO. Preguntas y respuestas sobre la política social de la RDA - 8. ATENCIÓN MÉDICA. ( Y último )

1. ¿Qué seguridad tienen cada uno y las familias en caso de enfermedad?

2. ¿Cuánto cuesta la atención médica?

3. ¿De dónde salen los medios para la salud pública y los demás servicios sociales?

4. ¿Se puede continuar manteniendo los servicios sociales sin recortes?

1. ¿Qué seguridad tienen cada uno y las familias en caso de enfermedad?


Cada trabajador con contrato laboral está asegurado en el Seguro Social unitario y obligatorio de los sindicatos. La cuota mensual máxima asciende a 60 marcos, debiendo pagar la empresa la cantidad similar. En general, la cuota mensual equivale al dos o al cinco por ciento del ingreso, con lo que se paga también el seguro de pensión. Los subsidios estatales ascienden cada año al 40 por ciento de las erogaciones totales del Seguro Social.


Durante seis semanas, el trabajador recibe en caso de enfermedad (también en caso de curas médicas) el 90 por ciento del salario neto promedio. Después de este período, dependiendo del tamaño de la familia y de si el trabajador tiene o no un seguro adicional de vejez, el monto otorgado oscila entre el 50 y el 90 por ciento del salario neto promedio. En caso de enfermedad perdurable se paga durante 18 meses, recibiendo después una pensión si la persona no puede regresar al trabajo. Las madres o padres solos reciben un subsidio si se enferman sus niños. La empresa no puede despedir a una persona en caso que se enferme ni durante las vacaciones pre y postnatales. En la práctica no es posible que un ciudadano de la RDA sufra apuros sociales por enfermarse.


En caso de que sólo una persona de la familia trabaje, el seguro social abarca a todos los familiares. Esto significa que los niños y el cónyuge que no trabaja reciben gratuitamente todos los servicios médicos (atención médica, medicamentos gratuitos, etc.).


Las personas que trabajan independientemente (artistas, escritores, etc.), artesanos particulares y comerciantes tienen un seguro de enfermedad y de vejez voluntario en el Seguro Estatal de la RDA. Este seguro es un poco más caro (el monto máximo es 120 marcos) pero abarca igualmente todos los servicios. Los pensionistas y estudiantes están asegurados, y aunque no deben pagar cuota, tienen los mismos derechos. Todos los asegurados pueden elegir libremente al médico.


Presupuesto del Seguro Social de Obreros y Empleados (en millones de marcos)


1970

1975

1980

1984

Ingresos por cuotas
de asegurados
y empresas

7.950

10.147

13.299

14.891

Subsidios estatales

4.237

7.470

11.486

11.502

Erogaciones

12.187

17.617

24.785

26.395

2. ¿Cuánto cuesta la atención médica?


Como ya hemos mencionado en la respuesta anterior, al pagar la cuota del seguro social tiene cada trabajador el derecho a la atención médica para sí y sus familiares. No tiene más gastos que la cuota, ni por los exámenes más simples ni por los medicamentos más caros, por tratamientos odontológicos, incluida prótesis dental, operaciones complicadas o largas curas (también en el extranjero). También son gratuitas las gafas recetadas por el médico (cristales y monturas) y demás remedios necesarios. Los gastos por operaciones cosméticas indicadas por razones médicas y sociales (labio leporino, nariz torcida, orejas gachas, etc.) corren igualmente por cuenta del Seguro Social.


3. ¿De dónde salen los medios para la salud pública y los demás servicios sociales?


Son los trabajadores mismos quienes los producen. En su mayoría son financiados con las ganancias de la economía estatal, sólo una pequeña parte deriva de los impuestos al salario. Las empresas estatales aportan una parte de sus ganancias, fijada en el plan, al presupuesto nacional (la otra parte es utilizada por las empresas para financiar inversiones y para gastos culturales y sociales, como por ejemplo, subsidiar la comida en la empresa, mantener las casas de vacaciones y los establecimientos deportivos). El presupuesto nacional financia tanto la salud pública como la educación. Una parte de dicha financiación se realiza por vía directa, y otra por vía indirecta, a través de los presupuestos de las quince provincias (administración territorial de la RDA, incluida la capital Berlín). Del mismo modo, también el Seguro Social sustentado por los sindicatos recibe cada año subsidios por valor de mil millones de marcos del presupuesto nacional para financiar las pensiones y sus servicios (véase el cuadro en la pág. 29).


Enormes son las erogaciones estatales para garantizar precios estables en las mercancías de necesidad básica, en los servicios más importantes, para mantener baratos los alquileres, tarifas de electricidad, gas y del transporte de pasajeros. También son altas las erogaciones para la educación pública, los subsidios para la atención de los niños (guarderías escolares, jardines infantiles, comida escolar) y para las becas que reciben los estudiantes. Hay que agregar los gastos públicos para la construcción de viviendas, incluidos modernización y mantenimiento. Para todos estos gastos están a disposición determinados fondos del Estado, con los cuales se financian dichos servicios que benefician de modo directo e indirecto a los ciudadanos, aumentando así su ingreso real. Los subsidios indirectos para una familia de tres personas ascienden a unos 650 marcos al mes.


Erogaciones del presupuesto nacional (en mil millones de marcos)


1971

1980

1985

Subvenciones de los precios para mercancías básicas y tarifas

8,5

16,9

40,0

Viviendas

2,1

7,0

13,2

Educación Pública

6,4

9,8

12,4

Sistema de Salud Pública y
Social

6,1

9,5

12,3

Seguro Social

16,2

29,4

32,4

Cultura, Radio, Televisión

1,2

2,3

2,8

Índice de los precios al por menor

1970

1975

1980

1984

100

98,1

98,6

98,9

4. ¿Se puede continuar manteniendo los servicios sociales sin recortes?


Cada ciudadano de la RDA puede estar seguro de ello. La economía socialista planificada, que incrementa permanentemente su eficacia, puede garantizar seguridad social, servicios sociales y aumento del nivel de vida a todo el pueblo, pues allí radica el sentido de la unidad entre política económica y social. Esta política en bien del pueblo no se realiza por sí misma, sino que debe llevarla a la práctica anual y diariamente el esfuerzo conjunto de todos los trabajadores. Conocer la relación inseparable entre los rendimientos económicos y las posibilidades sociales representa para los trabajadores un gran estímulo para acelerar el progreso científico-técnico, aumentar su utilidad económica y elevar la productividad del trabajo. Esto es parte del «secreto» de los logros actuales y futuros en el desarrollo social de la RDA.


El XI Congreso del Partido Socialista Unificado de Alemania, el partido obrero dirigente de la RDA, trazará en abril de 1986 los pasos futuros. Prepararlo con resultados económicos estables es el objetivo de la emulación por los mayores rendimientos en la producción, llevada a cabo por todos los trabajadores de la RDA. Es una emulación por grandes resultados laborales en provecho de cada uno y en bien de todo el pueblo.